El hecho de que la marca de Stuttgart decidiera mantener el chasis de escalera en la nueva generación del mítico Clase G, presentado en 2018, es algo que sorprendió a muchos. Sobre todo, si tenemos en cuenta que, del modelo previo, apenas conserva las manetas de las puertas o los lavafaros.

No obstante, en la práctica se ha comprobado que la comodidad de marcha y la dinámica del nuevo Clase G están a la altura de sus competidores. Además, en su versión G 63 de Mercedes-AMG, el V8 biturbo de 585 CV consigue un 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, nada menos. En este sentido está por delante de coches como el Audi S5 TDI o el Maserati Quattroporte GTS.