El Jeep Wrangler más reciente, desvelado a finales de 2017 y a la venta desde 2018, también mantiene un bastidor de este tipo, en este caso con ejes rígidos. La versión con el acabado Sport, equipada con el motor 2.0 turboalimentado de gasolina, de 272 CV y 400 Nm, puede acelerar de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos. No es una bala, pero gana velocidad con bastante rapidez.