Digamos que en General Motors no tuvieron demasiada prisa por deshacerse del chasis de escalera. La cuarta generación del famoso Cadillac Escalade, lanzado en 2014 (hace unos meses se presentó la nueva generación), se mantuvo fiel a su espíritu, con un bastidor de este tipo.

Un mastodonte que no destaca por su comodidad ni por su dinámica, pero sí por su motor V8 de 430 CV, que supera con creces las habilidades de su chasis. A pesar de sus 2,7 toneladas de peso, este SUV americano consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos. Como un Porsche Macan 'básico', con motor de cuatro cilindros y 245 CV, para entendernos.