El Mazda MX-5 es todo un clásico, que no podía faltar en una lista de descapotables. Más todavía, si hablamos de modelos de precio razonable. Es uno de los roadster más deseados de las últimas décadas y sigue teniendo mucho encanto. Además, está disponible con capota de lona y también en versión RF, es decir, con un techo duro retráctil. 

Puede que la aceleración del modelo no sea precisamente explosiva, sobre todo por la ausencia de motores turboalimentados en la gama. Mazda ofrece dos bloques, de 1,5 y 2,0 litros, pero por razón de precio, nos quedamos con la versión de acceso, de 132 CV, disponible desde 28.025 euros.