Apenas hay detalles todavía del futuro deportivo de la firma alemana Wiesmann, más allá de su nombre, Project Gecko, que tampoco será la denominación comercial del modelo. En todo caso, hablamos de un coche que deberíamos conocer este año, que habría de estar a la venta el siguiente y que, además, esconderá un motor 4.4 V8, de origen BMW.