Cuando Cadillac mostró su nuevo CT5-V de 340 CV, con casi la mitad de potencia que el anterior CTS-V, el fiasco fue enorme para muchos aficionados de la marca. No obstante, la gama crecerá con una versión Blackwing, que además de una caja de cambios manual, contará con un motor sobrealimentado por compresor, con una potencia superior a los 650 CV.