El habitáculo del nuevo XCeed luce un diseño bastante limpio y elegante, con materiales de buena calidad, aunque también hay algunos plásticos duros que no resultan tan agradables, ni a la vista ni al tacto. Se agradecen, por ejemplo, el cuadro de instrumentos digital, de 12,3 pulgadas, un volante multifunción de buen manejo o el hecho de que mantenga mandos físicos dedicados para la climatización.

La pantalla multimedia del salpicadero, que es flotante más que estar integrada, tiene un tamaño de 10,25 pulgadas en las versiones más equipadas de la gama, e incorpora navegación, además de ser compatible con los protocolos Apple CarPlay y Android Auto. En la versión más básica, la pantalla del sistema de sonido es de apenas 5,0 pulgadas.

Cabe apuntar que, al menos en nuestra unidad de pruebas, algunas molduras en acabado negro piano (brillantes) emitían bastantes crujidos, sobre todo las del túnel central. Un detalle que, desde luego, no nos acaba de convencer.