El motor de gasóleo que hemos probado es el 1.6 CRDi, de cuatro cilindros en línea y turboalimentado, en su versión de 136 CV, la más poderosa. También se ofrece en el catálogo una variante un poco menos potente del mismo bloque, con 115 CV, que consume ligeramente más y goza de peores prestaciones.

En este caso, el motor mueve con cierta soltura al modelo, y sus prestaciones son más que suficientes, con un 0 a 100 km/h en 10,6 segundos y 196 km/h de velocidad punta. Lo mejor de todo es que anuncia un consumo de 5,3 litros cada 100 kilómetros, y durante la prueba hemos comprobado que es una cifra más que factible de alcanzar.

En función del estilo de conducción, se pueden conseguir consumos de ordenador de entre 5,0 y 6,0 litros, sin demasiado problema, al menos en la versión con caja de cambios manual de seis marchas, ya que también está disponible la transmisión automática de doble embrague DCT, con siete relaciones.