Aunque en España no nos podemos quejar, porque Ford comercializa el Mustang de manera oficial, la verdad es que nos encantaría que también estuviese disponible la versión más extrema del deportivo, dotada de un motor 5.2 V8, sobrealimentado por un compresor volumétrico, con 771 CV. Por supuesto, toda la fuerza mecánica se canaliza al eje trasero.