Su rival, también con una mecánica de 2,0 litros con turbo, disponía de 175 CV y firmaba 227 km/h de velocidad máxima, así como una aceleración de 0 a 100 en 7,4 segundos. Frente al Sierra, contaba con carrocería de cinco puertas, por lo que se presentaba como un modelo más práctico para el día a día.