Más señorial y rutero que el M3, el 190E 2.3-16 también contaba con un bloque de 2,3 litros, de aspiración atmosférica y con 16 válvulas, aunque se quedaba en 185 CV. Las prestaciones también eran muy parecidas a las de su rival de Múnich: 230 km/h de velocidad máxima y aceleración de 0 a 100 en 7,5 segundos.