Si el Mégane R.S. estándar ofrece 280 CV, la versión Trophy alcanza la cifra mágica de 300. Al igual que en el Peugeot 308 GTi, la cilindrada es algo más baja de lo común, 1,8 litros, pero los 400 Nm de par máximo que es capaz de generar demuestran su poderío. En el caso de Alpine, alcanza los 292 CV, en la variante A110S.