Entre los deportivos, en esta edición, había una cosa clara: ganaría un Porsche. Y es que, aunque finalmente triunfara un eléctrico como el Taycan, sus dos contrincantes eran otros dos modelos de la casa: los 911 y 718 Boxster/718 Cayman GT4.