El Taycan repitió triunfo, también como mejor coche de lujo del año, tras imponerse al 911 (que se fue de vacío) y a otro competidor alemán: el también eléctrico Mercedes-Benz EQC.