La verdad es que el triunfo del gran SUV de KIA, que no se vende en Europa, pasará a la historia por derrotar a dos rivales de la misma marca, los Mazda3 y Mazda CX-30.