Premio de consolación para la firma japonesa, que tras la gran derrota en la categoría principal, tuvo que conformarse con que el Mazda3 acabara siendo elegido como el modelo con mejor diseño del año 2020.