Otro fabricante británico con una versión exclusiva para su uso en circuito es Lotus y su 3-Eleven. El deportivo inglés, con carrocería sin puertas y sin techo, se fabricó en una serie limitada de 311 unidades. La versión de pista tiene un peso inferior a los 900 kilos.

El motor del 3-Eleven es un 3.5 V6 sobrealimentado, de origen Toyota, con una potencia de 460 CV, que le permite acelerar, de 0 a 100 km/h, en menos de 3,0 segundos.