El año pasado volvió al mercado una denominación mítica de la marca nipona, el Toyota Corolla, que resulta ser, además, el modelo más vendido de la historia. Su nombre proviene del latín, como un diminutivo de corona, pero Toyota afirma que también hace referencia a la corola (pétalos) de una flor, por aquello de su atractiva apariencia.