El pequeño urbano de la casa, uno de los pocos modelos de la marca que no es híbrido, tiene su origen en el año 2005, como una alternativa para los más jóvenes. Su nombre, AYGO, proviene del inglés 'I Go', que significa 'yo voy', literalmente. Según Toyota, representa esa libertad que aporta un vehículo.