Siguiendo el patrón del anterior, este anuncio de BMW es uno de los mejores, mundialmente famoso, en el que la firma de Múnich tiró un dardo a sus rivales de Stuttgart, con el eslogan: "Un Mercedes también puede traer placer de conducción". Y creemos que no hace falta explicarlo.