Los japoneses estaban muy orgullosos de su monovolumen Mazda5 y, en particular, de las puertas traseras, ya que eran correderas, en lugar de las más convencionales de sus principales competidores. Además, las puertas del modelo japonés eran tan grandes que incluso podías tomar el sol a través de ellas.