Para simbolizar los valores familiares y prácticos de los detalles de la marca checa de automóviles, Skoda recreó en este anuncio la parrilla delantera de sus coches con una obra de ganchillo digna de una abuela. En realidad, promocionaba una revisión gratuita de cara al invierno, de ahí la 'calentita' parrilla de lana.