En este anuncio que publicitaba la quinta generación del Volkswagen Golf GTI, el compacto deportivo de Wolfsburgo, los alemanes apelaron a los aficionados al tuning y a los coches deportivos con esta curiosa ilusión óptica. Y eso que no hacen falta enormes alerones ni anchísimos tubos de escape para acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos.