Ford anunció de esta forma la disponibilidad de una cámara de visión trasera en su Ford Explorer, que se ha convertido en un elemento obligatorio en todos los coches nuevos en Estados Unidos, desde el 1 de mayo de 2018. Una campaña clara y directa.