Ni tan pequeño como un Lupo ni tan bueno como un Polo, el Fox fue un modelo de 3,82 metros de largo, que ofrecía mucho espacio interior y un maletero de entre 260 y 353 litros de capacidad, gracias a una banqueta trasera deslizante.

Ahora bien, no se vendió demasiado, por lo que no es un coche que se vea demasiado por las calles.

Si te ha llamado la atención, los precios se mueven entre 1.500 y 4.000 euros, dependiendo de si equipan motor de gasolina o turbodiésel.