Si hay un coche adelantado a su tiempo, en términos de concepto y diseño, ese es el Renault Avantime. De hecho, somos muchos los que cada vez lo vemos con mejores ojos.

Lanzado en 2001, no era un modelo barato, ya que se movía, más o menos, entre los 32.000 y los 43.000 euros.

Respecto a las unidades disponibles de segunda mano, se mueven entre 3.000 y 5.000 euros, para las variantes con motor de cuatro cilindros, y a partir de 9.000, para las V6.