Parece increíble, pero el Ford GT40 Mk II que quedó tercero en el célebre desenlace de la película 'Le Mans '66' (perdón por el spoiler, pero es historia) no es el Ford más caro.

Con sus 9,0 millones de euros, obtenidos en la subasta de 2018, el coche de carreras más famoso de Ford se conforma con el segundo puesto, a pesar de su historial en competición y de tratarse del cuarto de los únicos ocho Mk II ensamblados.

Su motor, un V8 de 7,0 litros de cilindrada y 498 CV de potencia, le permitió superar los 326 km/h en la época.