El Cobra es la verdadera obra maestra de Carroll Shelby; en particular, el Shelby Cobra 427 Super Snake de 1966, creado en colaboración con Ford, que suministró el legendario motor V8 '427', de 7,0 litros y 492 CV. En 2007, uno de los 23 Roadster producidos y transformados conforme a la homologación Semi Competition (S/C) fue subastado por la increíble suma de 5,0 millones de euros.

Una cifra tan alta como las prestaciones de este biplaza de propulsión trasera, que con un peso de apenas 1.068 kilos, se asomaba a los 300 km/h de velocidad punta.