Con el Ford GT40 Mk I de 1967, empezamos a abrirnos paso entre leyendas de competición, que acabaron homologadas como coches de calle. En este caso, uno que se vendió por 3,2 millones de euros, en 2014

Con el número de chasis GT40 P/1058, es una de las 31 unidades producidas para circular por carretera abierta. El motor es el 4.7 V8, con 340 CV, que le permitía superar los 260 km/h de velocidad máxima.