El primero entre los Mustang de esta clasificación cuenta con la firma de Shelby, y no puede ser otro que el Shelby GT500 Super Snake de 1967, un modelo del que se produjo un único ejemplar.

Los 2,0 millones de euros que alcanzó en la subasta, en 2019, están más que justificados por las características únicas de este antiguo 'pony-car' aligerado, que contaba con el motor '427' del GT40 de Le Mans. Con 660 CV de potencia, podía superar los 270 km/h.