Un célebre artesano se encarga de trabajar este cristal tan especial, aplicado en el interior del modelo japonés. El resultado es un habitáculo con un ambiente "discreto, sutil y espectacular", según la propia firma asiática, pero supone 14.500 euros más en la compra del coche.