Nada menos que 170.000 euros cuesta este reloj, dispuesto en la parte superior del salpicadero del SUV británico. ¿Cómo se justifica ese precio tan demencial? Porque hay inserciones de diamante en la numeración y la esfera se ha tratado artesanalmente. Como para dejar el coche aparcado en la calle...