Todo aquel que se compre este superdeportivo y lo vaya a disfrutar habitualmente en un circuito, debe plantearse muy seriamente la adquisición de unos discos de freno carbocerámicos, capaces de soportar temperaturas superiores a los 700 grados sin fatigarse. Eso sí, cuestan la friolera de 12.395 euros...