Además de los 245 CV entre 5.000 y 6.750 rpm, la mecánica de 2,0 litros desarrolla 370 Nm de par máximo en un amplísimo régimen, entre 1.700 y 4.500 vueltas, lo que garantiza esa agradable respuesta antes mencionada en cuanto el conductor la demanda con el acelerador.  

Si quieres que el sonido del escape sea plenamente deportivo (más grave), hay un sistema opcional deportivo, que cuesta 2.642 euros. En el caso de que se vaya de presupuesto, también hay unas colas específicas, más asequibles, por 850.