A pesar de la elevada cantidad de mandos dispuestos en la consola central, la verdad es que están bien organizados, de tal forma que no hace falta un largo periodo de tiempo para apretar el botón deseado. Así, no hay que retirar durante mucho tiempo la mirada de la carretera. 

Junto al volante, en un mando satélite, el conductor dispone de diferentes programas de conducción, gracias al paquete Sport Chrono (1.249 euros), que también incluye el sistema Sport Response, con el que disponemos del máximo poderío mecánico durante 20 segundos.