Los ingleses son gente constante, no solo en tradiciones como el mundialmente famoso té de las 5 de la tarde, sino también en la elección de los SUV.

El favorito británico en este segmento no ha cambiado en los últimos cinco años, conquistando a 52.532 conductores. El precio de partida del modelo es de 20.195 libras esterlinas, que corresponden a 22.040 euros, al cambio actual. Por tanto, es algo más barato que en España.