El nuevo Peugeot 2008 es uno de esos coches con una imagen que aparenta y llama la atención. De hecho, quizá debido al factor de la novedad, cuando estás al volante notas la curiosa mirada de otros conductores y también de algunos peatones. En este acabado, las luces diurnas dibujan 'tres garras' y debajo cuentan con un 'colmillo', mientras que los pilotos están claramente inspirados en los de su hermano mayor, el Peugeot 3008.

Al ser la variante de aspecto más deportivo de la gama, hay elementos en contraste, pintados de color negro, como el techo (y las barras), los pilares, o las carcasas de los retrovisores, además de molduras plateadas o distintivos GT Line, para un aspecto más distinguido. Las llantas, por ejemplo, son de 17 pulgadas, en diseño Salamanca de cinco radios, y lucen un acabado bicolor, en tonos negro y plateado.

En cualquier caso, hablamos de un SUV de 4,30 metros de longitud, que es un tamaño considerable para el segmento B, por encima de un Renault Captur (4,22 metros) o un Mazda CX-3 (4,27 metros), y equiparable casi a los SEAT Ateca o KIA Niro, que miden unos 6 centímetros más.