Land Rover fabricaba todoterrenos de todo tipo, desde el campero Discovery 3 hasta el lujoso Range Rover, pero carecía de un 4x4 con aspecto deportivo. La firma británica se sacó de la manga el Range Rover Sport, un atractivo modelo que alcanzaba los 390 CV, en el caso de la versión Supercharged.