La primera berlina de corte coupé supuso un éxito descomunal para Mercedes-Benz y demostró que, aunque los SUV estaban en pleno apogeo, no podían rivalizar en estilo y seducción frente a este tipo de vehículos. Normal que muchos no dudasen en vivir al límite por tener este modelo, aunque esa situación no tuviese sentido.