Por supuesto, había quien fijaba su vista en un coupé Premium y Jaguar, en aquellos tiempos, disponía del XK, tanto en carrocería cerrada como en la descapotable Convertible, con motores de hasta 416 CV. La segunda generación del coche llegó justo un par de años antes de que la crisis generada por Lehman Brothers cambiara todo.