Como decíamos antes, este era el coche que, por antonomasia, la gente introducía en su hipoteca. A muchos no les bastaba una berlina de una marca generalista, como Renault, Peugeot u Opel, sino que debían lucir una Premium, aunque no ofreciese un espacio mayor y las revisiones fuesen bastante caras.