El grupo de estudiantes, en este caso formado por 35 personas, 'decoró' la parte trasera del Kodiaq, el primer SUV de la marca, con un cajón de carga y unas llamativas barras. En total, dedicaron 2.000 horas de trabajo a este vehículo.

El Mountaq incrementó su altura libre al suelo en 10 centímetros, lucía llantas de 17 pulgadas y escondía un motor 2.0 TDI de 190 CV. Además, los aprendices mantuvieron vivo el lema Simply Clever de la firma checa, por lo que el coche estaba repleto de compartimentos y soluciones prácticas.