El coche en cuestión, que toma como base el Skoda Citigo Sport, luce una carrocería en colores azul y blanco, un interior con un volante deportivo de tres radios o elementos tapizados en cuero (palanca del freno de mano y pomo del cambio, por ejemplo) y llantas de 16 pulgadas. Bajo el capó hay un motor 1.0 MPI de 75 CV.