En este caso, el llamado Funstar fue obra de un equipo de 23 estudiantes, y era un modelo diferente, inspirado como hemos dicho en el Felicia Fun, con un frontal deportivo, muchos detalles en color verde (sobre una carrocería en blanco y gris) y un cajón trasero al estilo pick-up, además de llantas de 18 pulgadas o un motor 1.2 TSI de 122 CV. En el interior contaba con asientos y volante deportivos, así como un sistema de sonido de 1.400 W.