Para el tercer ejemplo de Azubi Car, también trabajó un grupo de 26 estudiantes, en este caso compuesto por 22 hombres y 4 mujeres. Su creación fue el Skoda Atero, una versión coupé, de 4,3 metros de largo, de la berlina Skoda Rapid.

Este prototipo, con cierto aspecto de Ford Focus, lucía un color negro y un sinfín de detalles rojos, al estilo de los paquetes Monte Carlo. Montaba un motor 1.4 TSI de 125 CV, asociado a la transmisión automática DSG de doble embrague y siete velocidades.