El equipo de estudiantes eliminó el techo de un Karoq con motor 1.5 TSI, pero también equipó, por ejemplo, la suspensión de un Skoda Octavia RS, de manera que, aunque las dimensiones generales del coche eran las mismas, estaba más cerca del suelo.