El Skoda Citigoᵉ iV 2020 toma el relevo del modelo de combustión que se presentó allá por el año 2011. Una política de 'continuidad eléctrica' que también han aplicado otras dos marcas del Grupo Volkswagen: SEAT, con el Mii Electric, y la propia Volkswagen, con el e-up!

Centrándonos en el Skoda, mantiene todas las buenas cualidades que siempre ha ofrecido el Citigo, como la carrocería de cinco puertas, las dimensiones contenidas (con 3,60 metros de largo) y su buen hacer dinámico en la ciudad. Además, a pesar del sobrepeso que supone la adopción del esquema eléctrico, la masa sigue siendo contenida, con 1.160 kilos.

Entrando en el plano mecánico, el modelo checo no puede ser más sencillo: incorpora una unidad eléctrica de 61 kW de potencia (82 CV) y 212 Nm de par inmediato, que se combina con una transmisión directa, de una sola velocidad, y una batería de 36,8 kWh de capacidad.