Aunque no es un fabricante especialmente reconocido en nuestro país, la marca china BYD, especializada en vehículos eléctricos, se ha convertido en el mayor fabricante de mascarillas sanitarias del mundo, con una producción diaria de 5 millones de unidades.

Según un comunicado del propio fabricante, la planta de Shenzhen está trabajando a pleno rendimiento y tiene la capacidad de fabricar esa enorme cantidad de mascarillas al día, además de 300.000 botellas de gel desinfectante. Está claro que ha conseguido reorganizar su modelo productivo para hacer frente a la pandemia.