En el noveno lugar de esta lista, encontramos un muy exclusivo BMW 502 Cabriolet con carrocería Baur, que es uno de los 57 ejemplares fabricados. En 2015, una unidad de 1956, perfectamente restaurada, cambió de manos por poco más de 315.000 euros. 

Hablamos del primer coche alemán de posguerra equipado con un motor V8 de gasolina, en concreto un 3.2 de 120 CV, que permitía a este auténtico salón sobre ruedas alcanzar una velocidad máxima de hasta 170 km/h.