Este MINI Cooper S tan especial recibe el nombre del piloto de rallies finlandés Rauno Aaltonen, que venció el Rallye Monte-Carlo de 1967, a los mandos de su pequeño Mini.

Dotado de una decoración exclusiva, estaba disponible para el Cooper S de 184 CV, pero también, para el Cooper de 122 CV.

Además, todo aquel que se hiciera con él, disfrutaría de un curso de conducción sobre nieve y hielo, impartido por el propio Aaltonen.